Maestros de la Fisiatría Argentina

  • Dra. Alicia Amate

    Dra Alicia Amate

    El realizar una modesta semblanza de la Dra. Alicia Amate es tener la posibilidad personal de realizar un reconocimiento. Lo hago sabiendo que un listado de acciones y logros de ninguna manera resume un pedazo de la vida de una persona, sino por el contrario ataca a la síntesis y no a la sustancia.
    Las realizaciones humanas esconden un sinfín de luchas y postergaciones que sólo cada uno conoce y que si se hicieran públicas, seguramente fortalecerían la dimensión de su condición.
    Alicia se recibió de médico en la UBA en 1955 y realizó la especialización en Nueva York entre 1956 y 1959.
    Cuando en ese año se realizó el Congreso Nacional de Rehabilitación en la Academia de Medicina de Buenos Aires, cuyo invitado extranjero fue el Dr. Howard Rusk ofició de traductora dándole esta importante personalidad científica, un lugar preponderante en dicho evento.
    Al volver de Estados Unidos ingresó simultáneamente a ALPI y al Instituto Nacional de Rehabilitación, bajo la dirección entonces del Dr. Malvarez.
    Fue iniciadora de la Escuela de Terapia Física de la Universidad del Salvador, importante centro de estudios, donde entonces intervino como docente de la cátedra de Ortopedia y Traumatología, en la que era el titular el Dr. Alberto González y en la de músicoterapia.
    A comienzos del sesenta lleva a la Reunión Latinoamericana de Rehabilitación en México, inicio de la AMLAR, un trabajo sobre “Rehabilitación en las pequeñas comunidades”. Posteriormente en ALPI Tucumán participó con el Dr. Cano de estudios sobre Niveles de Complejidad Asistenciales. En los años setenta como Jefa de Servicio en el Hospital Militar organizó cursos con gran participación.
    Cuando en 1970 es nombrada Directora Nacional de Rehabilitación es cuando pudo demostrar las condiciones que poseía para trascender la visión limitada de la relación médico-paciente hacia la visión macro de la problemática Salud/Enfermedad/Discapacidad única forma de resolver verdaderamente el problema del individuo enfermo.
    A pesar de la inmadurez que contaba y aún cuenta en ese aspecto nuestro país desarrolló el criterio de centralización normativa y descentralización operativa dando para ello el sustrato de un marco referencial de consulta expresado en parte en el trabajo “Rehabilitación”, bibliografía de referencia que publicara en 1979 junto a la Dra. Escudero y al Dr. Greppi y que presentara en el VIII Congreso Latinoamericano de Rehabilitación. En él se visualiza el enfoque verdaderamente moderno de la tríada Salud/Enfermedad/Discapacidad y su inexorable encare sobre el medio físico, económico o cultural para lograr abarcarla.
    El concepto de Rehabilitación hospitalaria fue verdaderamente revolucionario en una época en que los hospitales prácticamente no participaban del proceso de Rehabilitación, lo que a mi juicio postergó su acceso a la etapa aguda y subaguda de la enfermedad.
    Creo que el gran salto de la Medicina Física y Rehabilitación fue pasar de verla al final del proceso a una estrategia siempre de prevención. Esto llevó a que las acciones se anticiparan unidas a los procesos de detección en los programas de RBC, devenidos de la reunión de Alma Ata.
    Esta estratificación de acciones y responsabilidades nacidas de la concepción globalizadora de los problemas de salud con sentido epidemiológico lo completa Alicia con el criterio de participación en roles proporcionados en los distintos estamentos gubernamentales, recién ahora en ejecución en nuestra provincia.
    Diseñó también la Regionalización para Rehabilitación junto a un grupo de gente verdaderamente valiosa como contaba entonces en la Dirección, en las áreas pedagógicas, legales y técnicas, entre los que estuvieron los Dres. Ceci, Greppi, Mazás y Escudero, y las Sras. Rodríguez Sáenz y Villarroel.
    Su legada a la OPS como Asesora Regional en Rehabilitación significó para América Latina una oportunidad añorada. Los distintos países vieron en su concepción, conocimiento y decisiones de su fuerte temperamento, la solidez y claridad para afianzar programas que significaron esfuerzos enormes para países de la región quienes encontraron en ella el pie para desarrollarlos.
    La elegí mi maestra no sólo porque me identifiqué con su concepción de nuestra especialidad, que se combinó con mi herencia, mi experiencia y mi expectativa, sino porque nos reunió con verdadero afecto que trascendió a lo familiar hasta en lo casual de haber tenido uno de nuestros hijos el mismo día, y participar en mis días de ALPI de las dificultades observadas de lo difícil que es a veces ejercer una profesión en la condición de ser mujer, no por discriminación, sino por propia ambivalencia de intereses profesionales y familiares.
    Por todo esto y mucho más le agradezco públicamente a Alicia todo lo que nos ha dado.
    Felicito profundamente a nuestro presidente, el Dr. Ramírez Calonge, por la decisión de nombrar Maestros de la Fisiatría Argentina a los Dres. José Cibeira, Jaime Citrinovitz y Alicia Amate, quienes marcaron un verdadero nivel de prestigio para nuestra especialidad, por lo que siento un verdadero y sentido orgullo al formar parte de este homenaje

    Palabras del Dr. Fernando Sotelano al ser distinguida con el título de “Maestra de la Fisiatría Argentina”

    cerrar

  • Dr. Daniel Guichón

    Otorgamiento del título de Maestro de la Fisiatría al Dr. Daniel Guichón
    16 de Noviembre de 2015

    Es uno de los esos gustos que a esta altura uno se da, tener que presentar a Daniel Guichón al recibir el merecido título de la Medicina Física y Rehabilitación Argentina. Lo hago sabiendo que, como dije en otra oportunidad, un listado de acciones y logros de ninguna manera resumen un pedazo de la vida de una persona.

    Daniel ha sido un ejemplo de capacidad y de ética profesional, elementos fundamentales cuando se asocian a una sólida formación que se expresó en numerosas actividades difíciles de resumir: actividades académicas tanto de pre como de post grado, instrucción de residentes, tutorías y jurados; de investigación, plasmadas en trabajos y libros; de gestión en el Hospital Fiorito, como director de Aprilp y director asociado del Hospital Rossi, así como asesor del Ministerio de Acción Social. Fue Presidente del nuestra SAMFYR.

    Participó en las Leyes de Discapacidad, Certificado y otras normativas. Formó parte del Colegio de Médicos donde también fue Jurado de la Especialidad.

    En el “Hospital Rodolfo Rossi” donde se desempeñó, tuvo una intensa actividad hospitalaria donde creó el servicio de Rehabilitación con la internación diferenciada de Lesionados Medulares, lo que cubrío una importante necesidad asistencial.

    En el año 1994 fuimos convocados junto a la Dra. Soledad Schilling (el triunvirato), para desarrollar el Programa Provincial de Rehabilitación, el famoso PPR como lo llamó un colega, donde pudimos desarrollar un programa ideal que nunca llegó a completarse totalmente pese al esfuerzo y entusiasmo que pusimos pero que dio pie sobre todo en el periodo que continuó la Dra. Schilling a nombrar referentes en distintas ciudades del interior de nuestra vasta provincia, al pasaje gratuito y a la certificación de discapacidad, y que continuaron las doctoras Favre y Guarracino.

    Junto a Daniel y Soledad hemos contribuído a la formación de las generaciones posteriores en las patologías del adulto y del niño, lo que contribuyó a formar la Escuela Fisiátrica Platense a partir de la creación de la Residencia, dividiendo las rotaciones entre los tres grandes hospitales. De ella han salido valiosos colegas que se han distribuido por todo el país.

    Borges en “El libro de Arena” dice, en medio de sis elucubraciones, lugar en el que no oso colocarme, que nadie puede enseñarte nada, debes buscarlo solo. Lo uso para hacer pie, sin discutir su postura filosófica, sino apoyándome en lo aprendido en Pedagogía sobre el aprendizaje tradicional de generación en generación. Tal vez aprender sea re-sintetizar, cadena siempre maravillosa que, creo que es la esencia del título que hoy otorgamos al Dr. Daniel Guichón.

    Irma Graciela Giglio de Guerrini.

    cerrar

  • Dr. Fernando Sotelano

    MAESTRO DE LA FISIATRÍA, DR. FERNANDO SOTELANO

    Estudió las carreras de Kinesiología y Medicina al mismo tiempo.

    Comenzó trabajando como Kinesiólogo en un centro de rehabilitación (ARENIL) y allí se interesó en la especialidad.

    Al recibirse de médico ingresó en el Centro Nacional de Rehabilitación (IREP), ad honorem, en el año 1962. Fue recibido por los Dres. Dominelli y Cibeira. Allí aprendió a disfrutar y defender la rehabilitación como especialidad médica, gracias a sus maestros, la Dra. Apolinario y el Dr. Cibeira. Comenzó con un cargo de médico de guardia, y a los 2 años accedió por concurso al cargo de médico fisiatra de planta, lo cual le permitió formarse integralmente en la especialidad.

    Comenzó a trabajar en la misma época en el Instituto Municipal de Rehabilitación de Vicente López, invitado por el Dr. Morillo, que era su director.

    En 1968, renunció al IREP y comenzó su actividad en ALPI, al comienzo como médico fisiatra de planta, posteriormente como Jefe del Departamento de Fisiatría, Director Interino y luego Titular y Coordinador de Residencias Médicas.

    En 1980 fue nombrado Jefe del Departamento de Rehabilitación del CEMIC (Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas), cargo que ocupó hasta el año 2004.

    En 1981 luego de un curso en Ecuador, introduce en el país las ortesis plásticas (ortesis cortas), que comenzó confeccionándolas él mismo, cuando aún no existía el polipropileno en la Argentina. Las hacían de polietileno que era el único material que se conseguía en el país.

    En 1988, es becado por la Universidad de Ljubljana (Eslovenia) para la observación y práctica de los métodos de estimulación eléctrica funcional para el tratamiento de las parálisis. Con motivo de ello, realizó la puesta en marcha en nuestro país del “Primer Programa de

    Estimulación Eléctrica Funcional (FES) para discapacitados”, en Alpi, en Enero de 1989.
    Fue Secretario General de AMLAR de 1990 a 1994.
    Vicepresidente para Sudamérica y el Caribe de IRMA entre 1994 y 1998.
    Presidente electo del XIX Congreso AMLAR en 2001.

    Nunca tuvo dudas de los beneficios y alcances de la especialidad en el papel que le toca para mejorar la calidad de vida.

    Su aspiración para los nuevos especialistas es que adquieran una formación integral en todas las patologías, aunque luego se dediquen a un tema específico, que no sean “médicos de escritorio”. Que el médico especialista en rehabilitación esté en todas las áreas de tratamiento, siguiendo la evolución del paciente, orientando y enseñando a los terapistas, realizando algunas prácticas él mismo cuando es necesario, y estimulando al equipo sobre la implementación de nuevos procedimientos terapéuticos y la capacitación continua, teniendo también conocimientos de organización de servicios, auditoría y metodología de la investigación.

    Actualmente continúa con la actividad asistencial y docente, incorporando en su saber los últimos adelantos científicos-tecnológicos, informáticos y la medicina basada en la evidencia.

    En sus más de 40 años de especialista ha luchado por imponer la rehabilitación en todos los ámbitos posibles, porque cree firmemente en ella.

    En resumen: Es un enamorado de la medicina y de la especialidad. Es un médico “de acción”, disfruta de la actividad asistencial, y la docencia, especialmente en la práctica. Continúa con su capacitación en forma continua.

    Y fundamentalmente es una excelente persona, un ser sumamente social, abierto a entregar su experiencia y sus conocimientos sin escatimar nada.

    Un verdadero “Maestro de la Fisiatría”.

    Palabras de la Dra. Miriam Weinberg

    cerrar

  • Dr. Francisco Aparicio

  • Dr. Guillermo García Villanueva

    Por Dr. Ariel R. Plit

    García Villanueva fue un ser brillante, se destacó en todo lo que realizó, su característica inteligencia se combinaba con un liderazgo natural el cual aceptábamos todos, esos rasgos de su personalidad lo convertían naturalmente en el “Jefe” como cariñosamente le decíamos.

    Nació en Rosario, curso sus estudios secundarios en la Escuela Superior de Comercio.

    Ingresa a la Facultad de Medicina de Rosario y luego termina su carrera de médico en la escuela de Medicina de la UBA, en el año 1960 con 23 años y medalla de Oro al mejor promedio.

    Retorna a Rosario donde comienza la residencia de Traumatología a cargo del Profesor Marottolli. Luego de dos años de residencia es el mismo Marottolli, quien le plantea observando su capacidad y talento que intente una residencia en Medicina Física y Rehabilitación.

    Comienza su residencia de Fisiatría en el Instituto Nacional y luego de dos años al finalizarla, realiza una rotación en la clínica Mayo en Neurofisiología con el Dr. Lambert, quizás el más famoso del mundo en la especialidad, en esas épocas.

    En el año 1967 crea en el Hospital Centenario de Rosario el primer servicio de Rehabilitación y de Electromiografía.

    Luego trabaja y dirige el instituto ILAR de Rosario, integra diferentes sociedades científicas nacionales y del exterior, presenta numerosas publicaciones.

    Trabajador incansable fue reconocido no sólo por ser el primero en nuestro medio sino por su capacidad y esmero. Fue un sabio docente meticuloso, quizás obsesivo, muy exigente con los que tuvimos la suerte de ser sus discípulos.

    Guillermo nos dejó a temprana edad, cuando aún tenía mucho para dar, fallece en Julio de 1995 poco antes de cumplir 59 años.

    cerrar

  • Dra. Irma Graciela G. de Guerrini

    Dra. Irma Graciela G. de Guerrini

    ¿Cómo realizar la semblanza de una maestra, tan querida y admirada?

    Tal vez mencionando su participación en la creación de las Normas de Implementación de los Servicios de Rehabilitación de la Provincia de Buenos Aires, o en la creación de la Residencia Médica de Medicina Física y Rehabilitación de la provincia, o en la creación del Programa Provincial de Rehabilitación (PPR), o en las incontables Comisiones Oficiales, siempre realzando el valor y mérito del médico fisiatra, en su exacta dimensión.
    Tal vez mencionando su generosa transmisión de los conocimientos, destacando su capacidad visionaria, su espíritu de luchadora incansable, estudiosa, fuente inagotable de nuevos objetivos, siempre motivada y dispuesta para un nuevo emprendimiento.
    Tal vez mencionando los numerosos profesionales de la especialidad que formó en su Servicio, o las distintas camadas de residentes de la misma que pasaron y hoy se desempeñan como Jefes de Servicio, Referentes del PPR, Instructora de residentes o en el libre ejercicio de la profesión.
    Tal vez mencionando su humanidad, su palabra acertada, su consejo oportuno, su experiencia de vida transmitida en un gesto. un chiste, compinche de innumerables viajes y horas de trabajo, acompañando mi desarrollo profesional, depositando su confianza en mí para continuar la tarea de conducir el Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del HIAEP “Sor María Ludovica” de La Plata, germen de la Escuela Pediátrica de Medicina Física y Rehabilitación existente hoy en día y que indiscutiblemente encabeza.

    Dra. Nelly S. de Larrañaga
    Su Primera Discípula

    cerrar

  • Dr. José Benito Cibeira

    Dr. José B Cibeira

    El Dr. Cibeira es una singularidad.
    Médico especialista en Medicina Física y Rehabilitación se forma en Estados Unidos en la segunda mitad de los años 50, cuando la especialidad se consolidaba en forma definitiva en todo el mundo, luego de la II Guerra.
    En 1959, dirige el entonces Centro de Rehabilitación de Buenos Aires, nuestro actual Instituto de Rehabilitación Psicofísica, que dependía de la Comisión Nacional de Rehabilitación del Lisiado que se había creado para el control de la poliomielitis desde 1956.
    El Dr. Cibeira desde sus inicios, organiza y desarrolla la Medicina Física y Rehabilitación y la Neurofisiología Clínica desde el Instituto para todo el país; conformando la primera residencia formativa desde 1961 y que se ha mantenido en forma ininterrumpida hasta el presente.
    Crea la Carrera de Médico Especialista en MF y R en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.
    Durante 30 años, hasta 1989, continúa como Director del actual Instituto de Rehabilitación Psicofísica.
    Es profesor universitario, autor de múltiples libros que versan sobre la especialidad de Rehabilitación y sobre los enigmas actuales de los hombres; mentor y maestro de muchas generaciones de médicos que se encuentran diseminados por el país, Latinoamérica y España.
    Querido por todos los que lo conocen, premiado y homenajeado en varias oportunidades, aún hoy a sus 83 años, continúa dictando clases para los graduados que concurren a nuestro hospital, dirigiendo la Carrera Universitaria de la Especialidad.
    Pero debe aclararse que la extensa e incompleta nómina de merecidos elogios para el Dr. Cibeira no define la singularidad que se anuncia al inicio.
    Es un ejemplo de voluntad y alegría, de conocimiento científico e intereses insatisfechos, de personalidad multifacética y de carácter concentrado; expansivo y leal con sus amigos y cariñoso con sus pacientes; hábil clínico y conmovedor consejero; gran conocedor de la fisiología del sistema nervioso pero aún más sabio en interpretar las conductas humanas.
    Es un hombre en escala humana, ni más ni menos, pero esa sencillez es su nobleza, por el que se ha ganado el respeto de todos.
    Su legado afortunadamente en vida, es el Hospital Público de Rehabilitación que hoy tenemos, con la actual responsabilidad y la conducción de quienes fuimos sus discípulos y que continuamos sus esfuerzos hacia el futuro.

    Dr. Ricardo Viotti

    cerrar

  • Dr. José David Freire

  • Dr. Juan Carlos Dominelli

    Dr. Juan Carlos Dominelli

    Médico rehabilitador, inició su carrera en el Centro Nacional de Rehabilitación del Lisiado, hoy IREP, al poco tiempo de asumir como director el Dr. José B Cibeira, año 1960. Fue coordinador de Fisiatría y organizador de las llamadas “Clínicas de Evaluación” donde el equipo se reunía y examinaba los casos especiales.

    Posteriormente pasa a desempeñarse en el Instituto de Rehabilitación “Marcelo J. Fitte” de ALPI como jefe de Fisiatría. Culmina su carrera profesional en el Hospital de Rehabilitación Manuel Rocca, hasta el momento de su jubilación. En éste último lugar el Dr. Dominelli concentró todos sus esfuerzos para llevar adelante la especialidad y colaborar para hacer del Hospital un centro de referencia como lo es en la actualidad.

    Debido a sus méritos, fue designado “Maestro de la Fisiatría Argentina” por la Sociedad Argentina de Medicina Física y Rehabilitación.

    Fallece el 3 de setiembre de 2016.
    Palabras del Dr. Fernando Sotelano

    cerrar

  • Dr. Luis Li Mau

    Trascripción del texto de la presentación realizada en la reunión de la SAMFYR, con motivo de la entrega del premio “Maestro de la Fisiatría” al Dr. Luís N. Li Mau.
    Por Dr. Alberto B. Rodríguez Vélez

    Adhiero y aplaudo esta actitud de la SAMFYR de agradecer, premiando en vida, a todos aquellos profesionales de la rehabilitación que con su trayectoria, ayudaron a engrandecer la figura del médico fisiatra y por ende de esta Sociedad.

    Quiero agradecer especialmente a las actuales autoridades, que me hayan asignado el honor de ser yo quien entregue el premio maestro de la fisiatría al Dr. Luís Li Mau.

    Mencionar la trayectoria profesional del Dr. Li Mau como médico clínico, fisiatra, docente e investigador es una tarea ardua e imposible para los escasos quince minutos de exposición, que me han sido adjudicados.

    Es por ello que he preferido para la ocasión presentarlo con imágenes recogidas durante algunos de sus años junto a nosotros. Imágenes que no son más que recuerdos de buenos momentos junto a Luís.

    Por otro lado, quien en esta reunión podría preguntarse o desconocer sobre el Dr. Li Mau y su actividad? Cuántos de los aquí presentes no han participado al menos una vez de sus famosos y apreciados cursos y/o clases, aún vigentes?

    Maestro… nunca un premio encajó tan bien en la figura del premiado, como en este caso para quien fuera durante tantos años el jefe del Departamento de Docencia e Investigación del IREP.

    Personalmente me considero una persona afortunada, ya que en los años que llevo como profesional en la materia, he tenido la oportunidad de interactuar con muchos brillantes y prestigiosos colegas, sin embargo no son tantos a los que pude considerar como maestros, permítanme entonces compartir con uds. las características por las cuales, a mi entender, considero a Luis Li Mau como un maestro.

    Siguiendo un criterio metodológico, pasaré a enunciarlas en forma ordenada y cronológica:

    1. Respeto por el trabajo: un profundo respeto como trabajador hacia sus actividades laborales cotidianas

    2. Perseverancia en la búsqueda del saber: una búsqueda permanente del conocimiento, fundamentado con la evidencia correcta.

    3. Humildad para sobrellevar el saber: el poder de la autoridad basada en el saber nunca fue una herramienta utilizada por Luis, muy por el contrario tal magnitud de conocimientos que cargaba sobre su espalda, no impactaron sobre su personalidad y bajo perfil.

    4. Generosidad para compartir el saber: compartir y distribuir ese conocimiento alcanzado fue siempre su meta.
    Tales características presentes en Luis Li Mau, me llevan a considerarlo como un verdadero maestro, más allá de sus brillantes condiciones como profesional.

    Las mismas son las que permanentemente nos inculcó a todos aquellos que tuvimos la suerte de compartir la jornada laboral en el día a día. Aunque no estoy muy seguro que haya alcanzado su objetivo en mi persona… pero Dios sabe de su intento…

    Dr. Luís Li Mau es usted un Maestro de la Fisiatría y esta Sociedad desea certificárselo, a manera de homenaje, con este diploma.

    cerrar

  • Dra. Myrtha Vitale

    Palabras para la Dra. Myrtha Vitale: Maestra de la Fisiatría 17/11/14

    Querida Myrtha me han convocado para decir unas palabras ante este acto de reconocimiento, por parte de la SAMFyR, a los MAESTROS de la FISIATRIA, como estoy regresando de mis vacaciones he dejado estas breves palabras, llenas de sentimiento.

    Sres. Maestros de la Fisiatría; ex Presidentes; Afiliados e invitados:

    Hoy la Dra. Myrtha Vitale recibe el título de MAESTRO DE LA FISIATRIA; título al cual, creo, se ha preparado desde toda la vida.

    En la linda Rosario que la vió nacer, recibió una educación forjada en la responsabilidad y la rigurosidad. En la misma ciudad recibe el título de Médica.

    Ya en Buenos Aires se especializa en Ortopedia y tempranamente recibe el título de Doctora en Medicina.

    Pero luego, de la mano de otro gran maestro, como fue el Dr. Manuel del Sel, es llevada al instituto de Rehabilitación, donde abraza la especialidad de fisiatría e inicia su labor pedagógica, ya desde el Departamento de Diagnóstico y tratamiento, pero especialmente desde el consultorio de Mielomeningocele, donde en forma cotidiana fue formadora de muchas generaciones, en la cual me incluyo, y que por años pasaron muchos profesionales que aún ahora la siguen consultando.

    La dedicación, paciencia; constancia y firmeza en sus convicciones, acompañado de una personalidad avasallante, por momentos intransigente, con su tono de voz inconfundible, han hecho que, por años, incondicionalmente y en forma generosa ha brindado conocimientos y apoyo. Sin olvidar su actitud de educadora que ha otorgado a cada uno de sus miles de pacientes y sus familias.

    Con la misma pasión le ha dedicado a las sociedades científicas, cuna de docencia e investigación, en las que ha formado parte como el CANEO y la Soc. Argentina de Medicina Física y Rehabilitación, llegando a ocupar, en ambas, el cargo de Presidente y luego como Presidente de Congresos.

    También la solidaridad la tiene como ejemplo, desde la Fundación Revivir brinda su tiempo para pensar en los que más necesitan.

    Todas estas actividades las pudo llevar a cabo, por contar, desde su familia, el apoyo incondicional, primero del recordado Néstor, su compañero de vida, que quienes tuvieron la suerte de conocerlo, recordamos en él, su presencia y generosidad constante hacia ella.

    Luego el apoyo de sus queridas hijas: Carla y Andrea, y hoy con la alegría y el bullicio que llegan de sus dos pequeñas nietas: Violeta y Emma.

    La vida le dio momentos de alegría y otros de dolor, pero siempre, como buen maestro, nos enseña que ante la adversidad hay que poner energía, esfuerzo, resignación y mirar con fe para adelante.

    Por todo lo expresado donde la tenacidad, apoyo, disciplina, estudio son metas para alcanzar el título de Maestro a través de una próspera y fecunda vida.

    Myrtha, como dice la madre Teresa de Calcuta: "A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota", por eso es un orgullo que junto con los otros maestros de la especialidad, seas parte de ese mar que es la Fisiatría.

    Gracias Maestra, Gracias Myrtha, Gracias Amiga.
    Silvina Ajolfi

    cerrar

  • Dr. Néstor Gándara

    Cuando la Sra. Presidente de la SAMFYR me pidió que dijiera unas palabras para presentar al Dr. Gándara me recalcó “algo informal” y ésto significó un alivio para mi ante tan importante tarea, conociendo al Dr. Gándara sé que no le gustan los actos “formales”, se hubiera sentido incómodo ante un discurso que alabara toda su vasta trayectoria.

    Pero no puedo dejar de decir que el Dr. Gándara ha sido un pionero en la Rehabilitación Médica en la Provincia de Córdoba, allá en los inicios de la década del 80 crea el primer Servicio de Rehabilitación en un Hospital Provincial, siendo un desafío la incorporación de la Rehabilitación en un ámbito dedicado exclusivamente a salvar vidas, llega con un concepto distinto de la medicina tradicional, con términos como interdisciplina, transdisciplina, atención temprana…. toda una utopía para aquellos tiempos. Pero logró que se incorporaran estos conceptos en base de su paciencia y constancia. Ante la falta de médicos especialistas en Medicina Física y Rehabilitación crea la residencia en la especialidad, en la cual se han formado casi todos los médicos fisiatras de Córdoba y otros cuantos que están distribuidos en distintas partes del país. Su tarea de maestro se extiende también al pregrado de medicina, creando la Cátedra de Rehabilitación Médica en la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Córdoba (UCC), que fue la primera en todo el país.

    Y podría seguir enunciando acciones que ha realizado en todos estos años, pero quiero detenerme un minuto en el Dr. Gándara como persona. Hoy que la broncemia afecta a tantos de nuestros colegas tengo que destacar la humildad, la sencillez la dedicación del Dr. Gándara, características de los grandes hombres. El afecto que le brinda a todos sus pacientes y a todos los que tenemos el orgullo de trabajar con él. El año pasado la Sociedad de Médicos Fisiatras de Córdoba, le realizó un reconocimiento a su trayectoria y en esa oportunidad también me tocó a mi hacer la presentación, le pregunté a mis colegas que era lo más importante que debía decir sobre el Dr. Gándara y todos coincidieron: es una gran persona.

    Muchas gracias Maestro!!!!!

    Palabras de la Dra. Mariana Arias

    cerrar

  • Dr. Rodolfo Colinas

    Dr. Rodolfo Colinas

    El Dr. Rodolfo Colinas es uno de los primeros electromiografistas del país. Comienza sus actividades como médico en el seno del Instituto de Rehabilitación de Buenos Aires cuando todo es inicio, trabajo y futuro. Tiene, por imperio del destino y de su interés por lo nuevo, la fortuna de ser parte de los que transforman la Rehabilitación en los años 60 y desarrolla una Sección especializada de neurofisiología clínica que a lo largo de los años y bajo su conducción aplica técnicas, diseña mejoras en los equipos y contribuye con modos sistemáticos de organización del trabajo electromiográfico, que se difunden en todo el país debido a la dispersión de los innumerables colegas que se forman bajo su dirección.
    El Dr. Colinas, desde 1968, aporta a la Rehabilitación Médica y a la Neurofisiología Clínica su experiencia combinada con las lesiones medulares, las neuropatías periféricas, las afecciones de plexo braquial y las enfermedades desmielinizantes, entre otras, mostrando desde sus primeros años como especialista, la sagacidad diagnóstica y la respuesta práctica a los severos problemas de los pacientes.
    Su actividad asistencial es efectiva, pero lo que verdaderamente lo caracteriza es su contribución a la enseñanza en forma casi permanente; así como la disposición para facilitar las tareas de los colegas y discípulos.
    Con su aspecto impecable, prolijo hasta el exceso, desde el estacionamiento hasta el laboratorio de Neurofisiología, acompañado siempre de un “attaché” de cuero marrón, circula con afabilidad y bonhomía hacia sus labores cotidianas. De buen humor y excelente trato, altera sus facciones de vez en vez, frente a la consulta del colega o la pregunta del paciente, mirando y escuchando con atención y resolviendo, muchas veces personalmente, la inquietud consultada.
    Rodolfo Colinas, es un hombre comprometido con los valores de la amistad, con el respeto por los que fueron sus maestros y por los que fuimos sus discípulos. Comprometido también con el esfuerzo por el trabajo para el bienestar y el desarrollo de su querida familia.
    Rodolfo Colinas, desde su posición de persona, de médico especialista y de Maestro de la Fisiatría Argentina dignifica nuestra profesión y sirve de ejemplo para las nuevas generaciones.
    Dr. Ricardo Viotti

    cerrar

  • Dra. Soledad Schilling

  • Enrique Francisco Coronel

Institucional | Autoridades | Reglamento del Médico Fisiatra | Estatuto de la SAMFYR | Contacto
Sub-Comisiones SAMFYR | Convenios | Padrón de socios | Maestros de la Fisiatría | Médicos en Formación | Actividad Científica | Agenda de Congresos | Agenda Cursos y Jornadas | SAMFYR informa | SAMFYR difunde | Centros Formación Médicos Fisiatras | Sociedades provinciales | Capítulos | Mapa Nacional de la Fisiatría | Publicaciones | Bolsa de trabajo | Links de interés | Info para pacientes